Hacia un enfoque de diseño basado en datos

En el artículo anterior te he hablado sobre los datos que el proyecto arquitectónico genera en todo desarrollo inmobiliario, los veamos o no, los tomemos en cuenta a tiempo o cuando sea demasiado tarde, por ejemplo, la cantidad de materiales necesarios para construir la edificación es determinada en gran parte por el proyecto arquitectónico, aún así podemos estimar esa cantidad mucho antes de que se lleve a cabo la obra o podemos averiguar la mirando hacia atrás cuando se haya concluido el proyecto, lo que en la mayoría de los casos se traduciría en sobre costo y pérdida de utilidad.

Igual con otros datos clave que se van generando desde el proyecto, incluso desde la etapa conceptual, datos como los porcentajes de área vendible y no vendible, que quizá estos datos no se ignoran teniendo un proyecto definido, pero sí son muchas veces ignorarlos durante el proceso de diseño, con un proceso común donde después del tan útil boceto a mano, se dibuja digitalmente en 2 dimensiones, luego se modela (3D), y sólo después de dibujar y modelar una opción de diseño se procede a calcular las áreas del proyecto con métodos que se han usado desde hace más de 30 años, sumamente manuales, con gran imprecisión y que además significan que para explorar una opción de diseño más, hay que realizar de nuevo cada uno de estos procesos desvinculados.

¿Qué consecuencias tienen estos procesos de diseño basados en dibujos 2D y geometría 3D carente de datos?, muy fácil, para empezar, aumentan el tiempo que lleva explorar una opción de diseño hasta calcular los datos de esta, la otra consecuencia recurrente es la generación de opciones de diseño sin calcular los datos de las mismas, lo cual provoca que se desarrollen ideas que tarde o temprano se tendrán que echar para atrás y volver a empezar.

Otra de las consecuencias de este flujo de trabajo es que aún después del tiempo gastado en modelar y calcular áreas por aparte (léase doble de tiempo), la confiabilidad de esos cálculos, esas áreas obtenidas es bastante dudosa, ya que se obtienen de una forma tan manual que la omisión de pasos en el proceso o incluso duplicación de otros pasos es casi un hecho, porque ¡ey, somos humanos!, y en los procesos manuales siempre aparecerá el error humano, y definitivamente no lo erradicaremos, pero sí que podemos reducirlo bastante, ¿cómo?, automatizando, menos trabajo manual y más automatización, para poner el foco en lo más importante… resolver el proyecto.

Afortunadamente con el paso de los años y aunque en la industria de la arquitectura, ingeniería y construcción la adopción de la tecnología es lenta, se han estado desarrollando flujos de trabajo y metodologías que nos facilitan crear propuestas con un enfoque de respaldo en estos datos importantes para el proyecto, donde lo que vamos proponiendo va generando en tiempo real una base de datos de la cual podemos consultar e incluso visualizar en forma de gráficos aquellos aspectos que determinan si nuestra propuesta es viable o no, e incluso comparar entre varias propuestas viables cuál es la óptima, reduciendo considerablemente el margen de error por la disminución de trabajo manual y permitiendo poner el foco en lo que importa, lograr un proyecto eficiente en tiempo óptimo.

Flujos de trabajo con herramientas que van desde la programación visual (Dynamo, Grasshopper), de diseño generativo (Autodesk Generative Design, Wallacei) y plataformas que ayudan a cambiar por completo el enfoque de “dibujar muros” por “generar edificios” como Hypar y TestFit para agilizar la configuración de posibles opciones de edificio en un predio dado pasando de semanas a segundos y así poder descartar rápidamente las que no sean factibles y llegar mucho más rápido a la opción factible o a descartar el proyecto en su defecto. También existen en la actualidad plataformas como ARCHITEChTURES, que multiplica la eficiencia del proceso de diseño optimizando el resultado haciendo uso de inteligencia artificial con enfoque en el sector residencial.

Las opciones para dejar atrás el enfoque de dibujo 2D-3D carente de datos y pasar a un flujo de desarrollo de proyecto inmobiliario donde los datos sean más que un resultado consecuente, y pasen a ser un apoyo fundamental en la generación misma del proyecto son diversas, dependiendo del proyecto, las herramientas y metodologías con las que ya se cuentan y la apertura a adoptar nuevas tecnologías podrá convenir usar una u otra. Lo que sí está claro es que en la industria ya está iniciado el camino hacia el enfoque de diseño basado o dirigido por datos, sólo es cuestión de decidir hasta cuándo queremos comenzar a aprovechar los beneficios que esto nos trae a cada proyecto.

Si deseas dejar de analizar y desarrollar tus proyectos con procesos sumamente manuales y carentes de datos, que retrasan el proyecto e ignoran los números que realmente te importan escríbeme a LinkedIn, Instagram o solicita una Sesión (gratuita) para tratar los detalles de tu caso y explicarte cómo podría ayudarte a agilizar tus proyectos manteniendo en foco los datos clave de los mismos.