Los datos como protagonistas en proyectos inmobiliarios y arquitectónicos

¿Te ha pasado que al llegar el proyecto inmobiliario a manos del arquitecto, los datos que fundamentan la viabilidad y rentabilidad del mismo pasan a segundo plano?. Esto suele suceder, pero no es inevitable.

Los proyectos inmobiliarios se desarrollan tomando decisiones respaldadas por datos a lo largo de cada una de sus etapas, desde el análisis de mercado hasta la construcción del inmueble, pero al llegar al proyecto arquitectónico, tanto en el básico como en el ejecutivo, este protagonismo de los datos como consejeros para la toma de decisiones muchas veces pareciera ser minimizada considerablemente por los arquitectos cuando estamos diseñando, dando mayor relevancia a factores no medibles como la estética (que no deja de ser importante y uno de los aspectos más maravillosos de la arquitectura… pero no el único) y dejando para ajustar después los factores medibles, como los porcentajes de áreas vendibles-no vendibles y los coeficientes de uso y ocupación de suelo.

Un proyecto inmobiliario está lleno de datos, todo el tiempo, a través de todas las fases del proyecto, los datos están ahí esperando ser recopilados y aprovechados. Incluso antes de iniciar el proyecto, durante el estudio de mercado los protagonistas son los datos, datos que se tendrán que organizar, visualizar, y consultar para tomar las decisiones con respecto al proyecto de forma fundamentada.

También para decidir si es el proyecto inmobiliario conceptualizado tras el estudio de mercado es viable, se siguen analizando las posibilidades dentro de limitantes que por normativa tiene el lote, como el uso de suelo y densidad permitidos, los coeficientes máximos de ocupación y uso de suelo, altura máxima permitida, entre otros.

Una vez comprobada la factibilidad del proyecto aparecen muchas interrogantes que para resolver también necesitaremos datos, interrogantes cómo en cuánto tiempo desarrollar el proyecto , cuántas etapas y muchos, pero muchos ¿cómo hacerlo?, ya que una definición del proyecto y otra pueden parecer dos caminos para llegar al mismo destino… un proyecto eficiente y rentable construido y vendido, pero una opción quizá lleve mucho más tiempo que otro, una quizá aumente el costo de construcción, reduciendo la utilidad del proyecto, una quizá aumente el costo operativo del edificio durante toda su vida útil, etc.

He ahí la importancia de no disminuir la atención sobre los datos clave durante el desarrollo del proyecto arquitectónico y no diseñar con ausencia de datos, ya que si bien el proyecto arquitectónico no representa la totalidad del proyecto inmobiliario, sí que representa una gran parte del camino para conseguir el objetivo, y además es la directriz para otros proyectos necesarios como el estructural, o los diversos proyectos de ingenierías.

Las decisiones tomadas en el proyecto arquitectónico tendrán influencia directa en el proyecto estructural, los diversos proyectos de ingeniería, en el tiempo que lleve la ejecución de la obra, en los costos y en el confort y seguridad para el usuario final. Por eso es imprescindible retomar la importancia de los datos clave durante el proceso de diseño arquitectónico y no “ajustarlos” a la propuesta que ya hemos decidido sin tomarlos en cuenta.

Esta pérdida de atención o foco en los datos clave del proyecto se debe en gran medida a que los procesos de análisis y diseño que actualmente siguen adoptados de forma generalizada, al menos en México y Latinoamérica, son sumamente manuales y se basan en la mayoría de las ocasiones en generación de geometría carente de datos. Estos métodos siguen siendo el común denominador en la práctica arquitectónica a pesar de estar desfasados varias décadas con respecto al avance tecnológico, pero no son la única opción que tenemos al alcance.

En la actualidad contamos con procesos de diseño y análisis que conciben integralmente lo formal y lo medible, geometría y datos, facilitándonos estar recopilando y visualizando datos sobre todo lo que vamos explorando, en cada una de las etapas del proyecto arquitectónico, como lo es el diseño computacional y la metodología BIM. Lo que nos ayuda como arquitectos y a los desarrolladores inmobiliarios a tomar mejores decisiones sobre el proyecto y sobre todo a no gastar tiempo en desarrollar propuestas que no cumplen con los objetivos para lograr un proyecto eficiente, factible y rentable.

Si deseas dejar de analizar y desarrollar tus proyectos con procesos sumamente manuales y carentes de datos, que retrasan el proyecto e ignoran los números que realmente te importan escríbeme a LinkedIn, Instagram o solicita una Sesión (gratuita) para tratar los detalles de tu caso y explicarte cómo podría ayudarte a agilizar tus proyectos manteniendo en foco los datos clave de los mismos.